Aliento

Poder disfrutar de un evento cinematográfico como es el Festival de Cine Asiático de Barcelona (BAFF) es todo un privilegio que año tras año nos recuerda que si queremos contemplar películas valientes y originales debemos mirar hacia el lejano Oriente. Hoy era un día especial que esperaba con sumo interés, pues había el pase de la última película del director surcoreano Kim Ki- Duk, que si no lo he comentado ya antes, es para mí el último gran cineasta, o por lo menos mi favorito en la actualidad. Pero si les digo todo esto es porque “Soom” (Aliento) no solo me parece su cumbre hasta el momento sino una obra maestra que no deben perderse cuando se estrene -que imagino será distribuida en nuestro país de aquí unos meses-, y si no tienen ocasión de verla en los cines pues bájenla, róbenla o consíganla como puedan, también cabe la posibilidad de comprarla. Para ubicarles, les diré que se trata de una historia de amor rodada en tan solo diez días, en la cual los protagonistas son un condenado a muerte y una antigua novia que decide hacerle la espera lo más soportable posible. Dicho así, suena a telefilme de sobremesa y el 95% de mis lectores masculinos seguramente ya estarán pensando que les tomo el pelo y que esto es la típica película que uno va a ver con la novia para que luego ella acepte acompañarte a la última de superhéroes. Pero no. El amigo Kim seguro que fue consciente del peligro que corría con una historia así y al igual que poco a poco ha ido utilizando un discurso narrativo cada vez más occidentalizado para evitar los molestos ronquidos en las salas, ha optado por dotar a la historia de múltiples puntos de vista y de ingeniosos toques de humor que evitan en todo momento la previsibilidad. Así, tenemos a la chica que no puede soportar los continuos intentos de suicidio de su ex-pareja, el compañero de celda que está secretamente enamorado, el marido que ve como su mujer se aleja cada vez más de la familia y se entrega a un hombre que inevitablemente va a morir -graciosísimo es el momento en que éste le pregunta a su esposa si viéndose con un condenado a muerte lo único que pretende es destruirle su autoestima-, el encargado de la prisión que ejerce de privilegiado voyeur de los encuentros entre los amantes gracias a las cámaras de seguridad, los periodistas que esperan la ejecución… Y todo ello con una poética de las imágenes y los sentimientos exquisita que se aleja en todo momento del sentimentalismo y que a su vez consigue que quizás ésta sea la película más luminosa de toda su filmografía, a pesar de la dureza y la violencia evidentes en una historia de este tipo. Hay tantos momentos sublimes e ingeniosos que me llevaría páginas contárselos, pero como mis consejeros me riñen porque mis posts son demasiado largos y tampoco quiero estropearles la película, pues no diré nada más. Bueno sí, que como no me apetecía poner la canción de Adamo que aparece en la banda sonora, he optado por el primer artista que ha sonado en mi reproductor de música justo al salir del cine. Espero que les guste, es “twee and proud”.

I Am Robot And Proud – The Satellite Kids

mayo 3, 2008. Uncategorized.

2 comentarios

  1. Emilio replied:

    Qué decir de Hierro 3. Mi favorita, sin duda

  2. pekeña bandolera replied:

    pues como yo soy amante de lo ajeno, la robaré…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback URI

A %d blogueros les gusta esto: