Et besaria lentament

Et besaria lentament,

et soltaria els cabells,

t’acariciaria els muscles,

t’agafaria el cap

per a besar-te dolçament,

estimada meua, dolça meua,

i sentir-te, encara més nina,

més nina encara sota les mans,

dessota els péls del meu pit

i sota els péls de l’engonal,

i sentir-te sota el meu cos,

amb els grans ulls oberts,

més que entregada confiada,

feliç dins els meus abraços.

Et veuria anar, tota nua,

anant i tornant per la casa,

tot açó que ja no pot ser.

Sóc a punt de dir el teu nom,

sóc a punt de plorar-lo

i d’escriure’l per les parets,

adorada meua, petita.

Si em desperte, a les nits,

em desperte pensant en tu,

en el teu daurat i petit cos.

T’estimaria, t’adoraria

fins a emplenar la teua pell,

fins a emplenar tot el teu cos

de petites besades cremants.

es un amor total i trist

el que sent per tu, criatura,

un amor que m’emplena les hores

totalement amb el record

de la teua figura alegre i ágil.

No deixe de pensar en tu,

em pregunte on estarás,

voldria saber qué fas,

i arribe a la desesperació.

Com t’estime! Em destrosses,

t’acariciaria lentament,

amb una infinita tendresa,

i no deixaria al teu cos

cap lloc sense la meua carícia,

petita meua, dolça meua,

aliena probablement

a l’amor que jo sent per tu,

tan adorable! T’imagine

tébia i nua, encara innocent,

vacil.lant, i ja decidida,

amb les meues mans als teus muscles,

revoltant-te els cabells,

agafant-te per la cintura

o obrint-te les cames,

fins a fer-te arribar, alhora,

amb gemecs i retrocessos,

a l’espasme lent del vici;

fins a sentir-te enfollir,

una instantánia follia:

tot açó que ja no pot ser,

petita meua, dolça meua.

Et recorde i estic plorant

i sent una tristesa enorme,

voldria ésser ara al llit,

sentir el teu cos prop del meu,

el cos teu, dolç i fredolic,

amb un fred de col.legiala,

encollida, espantada; vull

estar amb tu mentre dorms,

el teu cul graciós i dur,

la teua adorable proximitat,

fregar-te a penes, despertar-te,

despertar-me damunt el teu cos,

tot açó que ja no pot ser.

Et mire, i sense que tu ho sápies,

mentre et tinc al meu davant

i t’estrenyc, potser, la má,

t’evoque en altres territoris

on mai havem estat;

contestant les teues paraules,

visc una égloga dolcíssima,

amb el teu cos damunt una catifa,

damunt els taulells del pis,

a la butaca d’un saló

de reestrena, amb la teua má

petita dintre la meua,

infinitament feliç,

contemplant-te en l’obscuritat,

dos punts de llum als teus ulls,

fins que al final em sorprens

i sens dubte em ruboritzes,

i ja no mires la pantalla,

abaixes llargament els ulls.

No és possible seguir així,

jo bé ho comprenc, peró ocorre,

tot açó que ja no pot ser.

Revisc els dolços instants

de la meua vida, peró amb tu.

es una flama, és una mort,

una llarga mort, aquesta vida,

no sé per qué t’he conegut,

jo no volia conéixer-te…

A qualsevol part de la terra,

a qualsevol part de la nit,

mor un home d’amor per tu

mentre cuses, mentre contemples

un serial de televisió,

mentre parles amb una amiga,

per teléfon, d’algun amic;

mentre que et fiques al llit,

mentre compres en el mercat,

mentre veus, al teu mirall,

el desenvolupament dels teus pits,

mentre vas en motocicleta,

mentre l’aire et despentina,

mentre dorms, mentre orines,

mentre mires la primavera,

mentre espoles les estovalles,

mor un home d’amor per tu,

tot açó que ja no pot ser.

Que jo me muir d’amor per tu.

Vicent Andrés Estellés


Blueboy – The Joy Of Living

enero 29, 2008. Uncategorized.

4 comentarios

  1. Pirulacha replied:

    El que deiem, Cesc..qué es l´amor sense passió?

    Una New Yorker a Madrid

  2. luna replied:

    creo que lo entiendo casi todo

  3. Cesc replied:

    Te besaría lentamente,
    te soltaría los cabellos,
    te acariciaría los hombros,
    te cogería la cabeza
    para besarte dulcemente,
    querida mía, dulce mía,
    y sentirte, todavía más muñeca,
    más muñeca todavía bajo las manos,
    debajo los pelos de mi pecho
    y bajo los pelos de la ingle,
    y sentirte bajo mi cuerpo,
    con los grandes ojos abiertos,
    más que entregada confiada,
    feliz dentro mis abrazos.
    Te vería ir, toda desnuda,
    yendo y volviendo por la casa,
    todo esto que ya no puede ser.
    Soy a punto de decir tu nombre,
    soy a punto de llorarlo
    y de escribirlo por las paredes,
    adorada mía, pequeña.
    Si me despierto, a las noches,
    me despierto pensando en ti,
    en tu dorado y pequeño cuerpo.
    Te querría, te adoraría
    hasta rellenar tu piel,
    hasta rellenar todo tu cuerpo
    de pequeños besos quemantes.
    Es un amor total y triste
    el que siento por ti, criatura,
    un amor que me llena las horas
    totalmente con el recuerdo
    de tu figura alegre y ágil.
    No dejo de pensar en ti,
    me pregunto dónde estarás,
    querría saber qué haces,
    y llego a la desesperación.
    Cómo te quiero! Me destrozas,
    te acariciaría lentamente,
    con una infinita ternura,
    y no dejaría en tu cuerpo
    ningún lugar sin mi caricia,
    pequeña mía, dulce mía,
    aliena probablemente
    al amor que yo siento por ti,
    tan adorable! Te imagino
    tibia y desnuda, todavía inocente,
    vacilante, y ya decidida,
    con mis manos en tus hombros,
    sublevándote los cabellos,
    cogiéndote por la cintura
    o abriéndote las piernas,
    hasta hacerte llegar, a la vez,
    con gemidos y retrocesos,
    al espasmo lento del vicio;
    hasta sentirte enloquecer,
    una instantánea locura:
    todo esto que ya no puede ser,
    pequeña mía, dulce mía.
    Te recuerdo y estoy llorando
    y siento una tristeza enorme,
    querría estar ahora en la cama,
    sentir tu cuerpo cerca de mí,
    el cuerpo tuyo, dulce y friolero,
    con un frío de colegiala,
    encogida, asustada; quiero
    estar contigo mientras duermes,
    tu culo gracioso y duro,
    tu adorable proximidad,
    frotarte a penas, despertarte,
    despertarme encima tu cuerpo,
    todo esto que ya no puede ser.
    Te miro, y sin que tú lo sepas,
    mientras te tengo delante mío
    y te estrecho, quizás, la mano,
    te evoco en otros territorios
    dónde nunca hemos estado;
    contestando tus palabras,
    vivo una égloga dulcísima,
    con tu cuerpo encima una alfombra,
    encima los mostradores del piso,
    en la butaca de un salón
    de reestreno, con tu mano
    pequeña dentro mí,
    infinitamente feliz,
    contemplándote en la oscuridad,
    dos puntos de luz en tus ojos,
    hasta que al final me sorprendes
    y sin duda me ruborizas,
    y ya no miras la pantalla,
    bajas largamente los ojos.
    No es posible seguir así,
    yo bien lo comprendo, pero ocurre,
    todo esto que ya no puede ser.
    Revivo los dulces instantes
    de mi vida, pero contigo.
    Es una llama, es una muerte,
    una larga muerte, esta vida,
    no sé por qué te he conocido,
    yo no quería conocerte…
    En cualquier parte de la tierra,
    En cualquier parte de la noche,
    muere un hombre de amor por ti
    mientras coses, mientras contemplas
    un serial de televisión,
    mientras hablas con una amiga,
    por teléfono, de algún amigo;
    mientras que te acuestas,
    mientras compras en el mercado,
    mientras ves, en tu espejo,
    el desarrollo de tus pechos,
    mientras vas en motocicleta,
    mientras el aire te despeina,
    mientras duermes, mientras orinas,
    mientras miras la primavera,
    mientras sacudes el mantel,
    muere un hombre de amor por ti,
    todo esto que ya no puede ser.
    Que yo me muero de amor por ti.

  4. luna replied:

    ahora sí :)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback URI

A %d blogueros les gusta esto: