Regálame un beso por Navidad y no te molestaré más

Del centro del techo de la cocina, el viejo Wardle acababa de colgar con sus propias manos una gran rama de acebo, que inmediatamente dio lugar a una escena de lucha y confusión tan deliciosa como generalizada; en medio de la cual, el señor Pickwick, con galantería que hubiera hecho honor a un descendiente de la propia lady Tollimglover, llevó de la mano a la anciana bajo la mística rama y le dio su ósculo con todo decoro y cortesía.

La anciana se sometió a este aspecto de cortesía práctica con toda la dignidad propia de tan importante y seria solemnidad, pero las señoritas jóvenes, no estando tan completamente empapadas de veneración supersticiosa ante aquella costumbre, o imaginando que el valor del ósculo se eleva mucho si cuesta alguna molestia obtenerlo, chillaron y lucharon, y se metieron por los rincones, y amenazaron y se quejaron, y lo hicieron todo, menos marcharse, hasta que algunos de los caballeros menos atrevidos estaban a punto de desistir, cuando de repente encontraron ellas que era inútil resistir más, y se sometieron de buena gana a ser besadas. Winkle besó a la señorita de los ojos negros, y Snodgrass besó a Emily; y Sam Weller, que no tenía grandes escrúpulos en cuanto a la formalidad de situarse bajo la rama, besó a Emma y a las demás criadas conforme las iba sorprendiendo. En cuanto a los parientes pobres, besaron a todo el mundo, sin exceptuar siquiera a los elementos menos agraciados de las jóvenes invitadas, que, en el exceso de su confusión, se metieron debajo de la rama en cuanto se colgó, sin saberlo. Wardle estaba de espaldas al fuego, vigilando toda la escena con la mayor satisfacción; y el chico gordinflón aprovechó la ocasión y se apropió para su uso, y devoró sumariamente una empanada especialmente buena que se había puesto aparte para otra persona.

Luego los gritos habían pasado, y las caras estaban encendidas, y los rizos agitados, y el señor Pickwick, después de besar a la anciana, según se mencionó antes, estaba abajo la rama de acebo observando complacido todo lo que ocurría a su alrededor, cuando la damita de los ojos negros, después de un cuchicheo con las otras damitas, se adelantó repentinamente y, echando el brazo al cuello del señor Pickwick, le besó afectuosamente en la mejilla izquierda; y antes que el señor Pickwick supiera con claridad qué pasaba, quedó rodeado por todo el grupo y fue besado por todas ellas.

Charles Dickens, Los papeles póstumos del Club Pickwick

Louis Philippe – 13th Day Of Christmas

diciembre 24, 2007. Uncategorized.

11 comentarios

  1. heidi replied:

    Te saludo con ósculo santo virtual y espero que tengas una hermosa Noche Buena.

  2. Cesc replied:

    Heidi, qué gentileza la suya… muchas gracias. Lástima que no leyera ayer su comentario porque para mí la Noche Buena no es más que una noche para olvidar. Yo también le deseo unas felices Fiestas y un feliz cumpleaños!!! :D (¡qué gracia!)

    Un saludo también con ósculo virtual (pero bien afectuoso),
    Cesc.

  3. heidi replied:

    ¡Gracias por la felicitación y por la canción!

  4. emilio replied:

    Feliz 2008. Sus posts me han alegrado 2007 de un modo extraño pero real.

    Enganchado a Melanie Valera.

  5. Luna replied:

    feliz añito!

  6. Cesc replied:

    Feliz año, Emilio!!!

    J****, muchas gracias… extraño y real, me gusta :)

  7. Cesc replied:

    Feliz año parisienne ;)

    Si algún día me atrevo a ir a la ciudad de las luces ya le pediré consejo, sobretodo teniendo en cuenta su profundo conocimiento del Louvre… aunque, como decía Pla, si miras las ciudades a través de las frondas de una esparraguera, todas parecen París… y sobretodo ahora que cada vez son más iguales.

    Un abrazo,
    Cesc.

  8. Emilio Quintana replied:

    ¿estaba buscando usted la maqueta plateada de Family?

    http://manchessolares.blogspot.com

  9. Cesc replied:

    Emilio,

    No sabe lo feliz que me ha echo… :) Y mire que estoy aquí en el comedor esperando a ver si vienen esos señores de Oriente y he puesto los zapatos en el balcón y agua para los camellos (las sedientas plantas la están mirando con unos ojos, pobres), pero va y me llega su regalazo por el cable éste (que un día tengo que abrirlo, porque es bien misterioso lo que ocurre en su interior), ¡¡es increíble!! ¡¡fantástico y real!! ;)

    Muchas muchas gracias,
    Cesc.

    Pd: mi dulce amor también le da las gracias, no sabe lo feliz que la ha hecho también…

  10. Emilio replied:

    Gracias a austed por tantos meses de canciones dulces, tristes y verdaderas.

    Por cierto, usted hace este blog gratuitamente. ¿No se ha planteado proyectos para spread this music to the world?

    Mi email es equintan@gmail.com

    Tengo proyectos, ¿y usted?

  11. Cesc replied:

    ¿Es eso Emilio una proposición (in)decente? Hablamos pues.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback URI

A %d blogueros les gusta esto: