Os van a herir todos y cada uno de los días

El tiempo y el espacio parecían perder su significado y su brusquedad; los minutos se deslizaban con sosiego para convertirse en horas, y los prados y campos en barbecho se extendían hacia un segundo plano de manera suave e imperceptible. Los hierbajos que nacían del seto invadían el jardín, y los alhelíes y los arbustos decorativos contraatacaban con incursiones en el corral y el sendero. Las somnolientas gallinas y los solemnes y preocupados patos se encontraban tan a gusto en el jardín como en el huerto o en el camino; parecía que nada tenía asignado un lugar fijo; ni siquiera las puertas se encontraban a veces en sus goznes. Y sobre esa escena planeaba la sensación de una paz dotada de una esencia casi mágica. Por la tarde uno sentía que siempre había sido la tarde, y que seguiría siendo siempre así; en el crepúsculo sabía uno que jamás podía haber sido otra cosa más que el crepúsculo.

Saki, La paz de Mowsle Barton


Los espasmos han vuelto con más fuerza que nunca. No tengo epilepsia pero los síntomas son muy parecidos. Aunque soy consciente de cuál es su origen y el estímulo me es conocido, me dejo llevar por tal posesión. Mi subconsciente está embriagado de amor y por las noches me retuerzo en resquebrados movimientos asaltado por visiones de mi esotérica rosa búlgara. Tan solo calma mi alma el sueño de las palomas entre los muros de aquel anfiteatro romano y su melancólico arrullo rompiendo el ulular del viento de las colinas. Allá en lo alto diviso los tejados de las casas antiguas y la amalgama de colores de la ropa tendida ilumina cada uno de los recodos de mis entrañas. Tengo ganas de saltar, quiero saltar, pero yo sé que no debo hacerlo. La paz es un preciado tesoro, pero ese sosiego está bajo el baluarte de la muerte, y prefiero las embestidas de los caballos despavoridos a su abrazo. Temo cuál será su diagnóstico, sin embargo, creo estar preparado para oírlo.

François Le Blaireau, Cartas a un hermeneuta


Hoy me había propuesto escribir sobre un grupo de pop formado por dos chicas francesas que, por algún extraño motivo que se me escapa, viven en Londres. Pero es que en realidad conozco muy pocas cosas sobre ellas y yo quisiera conocer más, aunque quizás debería conocer muchas menos o simplemente no conocer nada de ellas. Incluso creo que preferiría pensar que en realidad no existen, que son una fantasía mía, que yo las inventé, que las bauticé Delphine y Rémi y que a su proyecto musical le puse el nombre de The Sunny Street. Una calle antigua, soleada, con naranjos cuya fragancia envolviera a todos los peatones que andaran por ella, algunos perdidos, otros con prisa, unos pocos cogidos de la mano de su pareja, los más pequeños corriendo detrás de la pelota y los mayores perdiéndose en semejante laberinto. Ellas compondrían tristes canciones de amor y las grabarían en su dormitorio, en cuyas paredes colgarían pósteres de los grupos de Sarah Records. Sus discos olerían a lavanda y, en sus sueños perfumados, Bernard Summer los produciría y Peter Greenaway les pediría alguno de sus temas para una banda sonora. Y tan solo darían un único concierto en toda su carrera, y sería a bordo de un barquito navegando por el río Garonne a su paso por Toulouse. Que así sea.

Greasy Crisps456

diciembre 16, 2007. Uncategorized.

6 comentarios

  1. Pirulacha replied:

    Felices Fiestas, Cesc.

  2. Cesc replied:

    Muchas gracias señorita Pirulacha. Espero que también disfrute de las fiestas -¿realmente se puede?-.

    Supongo que vendrá por estos mundos, así que ya nos veremos :)

  3. Nacho Montoto replied:

    Flices heridas navideñas.

  4. Cesc replied:

    Muchas gracias Nacho,

    Es la primera vez que escribe, ¿verdad? Espero que le hayan gustado las canciones, ¿a qué tienen un punto mágico y misterioso? A mí me gustan las poesías visuales esas que hace, son muy chulas… ¿Sabe? Los dos estamos en el espacio de literatura del blog de Monelle… Yo nunca lo he terminado de comprender, porque yo no me considero escritor para nada y además soy de ciencias, con lo cual me resulta sorprendente, pero a su vez no puedo negar que es todo un orgullo para mí. Usted me ha conocido a través de ese blog, ¿no es cierto? Lo de François Le Blaireau es una tontería de las mías -ya se habrá dado cuenta quizás, más que nada por la calidad del texto-, en realidad es un pseudónimo, y Blaireau significa tejón en francés… a mí me parece gracioso jajaja

    Pues nada, que espero que siga visitándome cuando desee. Un saludo,
    Cesc.

  5. heidi replied:

    Cesc,

    Respecto a lo que me preguntabas,

    No había visto la película, pero ante tu pregunta me dio tal curiosidad que la busqué y la vi esta tarde. Hubo escenas ante las que casi lloro, como cuando el niño tiene miedo a la oscuridad. Con respecto a mi cabello, esta temporada lo llevo en color azulcieloveraniego, en contraste con el frío que me rodea.

    Sobre este post,

    A the sunny street, las conocí no hace mucho, por All the way, ese cover que tienen de New Order. Es que me paré a pensar en mis canciones preferidas y si acaso había covers de esas canciones que me gustaran tanto o más que las originales, así fue como encontré la calle soleada. También me recordaste a Greenaway y que uno de mis propósitos de este año que casi termina era ver Los libros de próspero, pues lo he intentado varias veces en vano, no he podido, me mareo o simplemente me duermo, es excesiva para mí. ¡Y qué final de palabras mágicas!
    Saludos

  6. Cesc replied:

    Hola Heidi,

    ¿Sabe? Yo no he visto la película “The boy with the green hair”, pero su post me hizo pensar de inmediato en ella ;) Por cierto, ¿dónde la encontró? Porque viendo que le gustó tanto a mí también me ha picado el gusanillo :) Y de Greenaway solo conozco “The belly of the architect”, que es una película que es bastante especial para mí, aunque tengo las bandas sonoras que Michael Nyman compuso para sus primeras películas. Por eso, relacionaba la música de The Sunny Street con Greenaway, por esa intensidad, por ese intentar llegar al límite de las emociones, de los sentimientos, en el caso de ellas de una forma más modesta lógicamente…

    Saludos,
    Cesc.

    Pd: el color azulcieloveraniego debe ser chulo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback URI

A %d blogueros les gusta esto: