Arrebato

Hay sucesos que por mucho que uno se empeñe no consigue comprender. Ayer a medianoche, por ejemplo, alguien decidió que mi hogar le parecía atractivo y sin mediar palabra subió por el balcón y entró en mi alcoba. Supongo que lo que vio le atrajo un poco porque podríamos decir que se llevó prácticamente todo lo que sus manos o extremidades, quien sabe, le permitieron. A uno no es que le importen las visitas inesperadas, todo lo contrario, pero lo que sucedió anoche en mi pueblo lo llaman allanamiento de morada. Y eso creo -yo no entiendo mucho de leyes la verdad- es un delito. Sangre no se derramó, ciertamente, pero despertar violentamente y encontrarse con la habitación semivacía es como mínimo desalentador. Pero lo terrible del trágico incidente es que mi mente estaba en esos instantes sumida en una dulce ensoñación, una maravillosa quimera me invadía. Yo navegaba por las estrellas como un cometa incandescente, esquivando los asteroides y las naves tripuladas y cuando encontraba a Astrarche, la reina de las estrellas, entonces colisionaba con ella y me derretía, fundiéndose toda mi materia con la suya. Mientras tanto se iban realizando sacrificios públicos, pues era la Diasia, y los gritos de terror de los animales hacían que mi placer fuera aún más profundo. Los jóvenes poetas recitaban sus versos y su palabra silenciaba por momentos aquel salvaje estremecimiento. Además, esos poemas no me eran ajenos, yo los conocía bien y el conjunto me producía un poderoso arrebato. Pero hoy no lograrán interrumpir mis fantásticos sueños. Estoy preparado y ellos no lo saben. Ahora mismo les estoy esperando y créanme, las maquinaciones de Willard Stiles son pura niñería en comparación con las mías. No me temblará el pulso y esta vez si que correrá el rojo sanguíneo, como en la deliciosa infusión de pétalos de rosa e hibisco que me he preparado esta tarde. (Risas)

Los vegetales – Sueño Nº7

octubre 6, 2007. Uncategorized.

5 comentarios

  1. Azul Perdido replied:

    ..y hablando de estrellas:

    “Aquel hombre con tanta práctica no distinguía la diferencia de los sentimientos bajo la igualdad de las expresiones. Porque labios libertinos o venales le habían murmurado frases semejantes, no creía sino débilmente en el candor de las mismas; había que rebajar, pensaba él, los discursos exagerados que ocultan afectos mediocres; como si la plenitud del alma no se desbordara a veces por las metáforas más vacías, puesto que nadie puede jamás dar la exacta medida de sus necesidades, ni de sus conceptos, ni de sus dolores, y la palabra humana es como un caldero cascado en el que tocamos melodías para hacer bailar a los osos, cuando quisiéramos conmover a las estrellas.”

    Gustave Flaubert

    Pd: espero que esta noche no le interrumpan.

    :)

  2. Cesc replied:

    Pues he pasado la noche en vela, parezco un conejito asustado.

    Y encima anoche forzaron la persiana para entrar, aunque yo me he enterado esta mañana… ni que fuera Rockefeller.

    Eso sí, como se lleven mis discos la venganza será atroz, lo juro por Mazinger, el Capitán Harlock y Barbarella juntos.

  3. Cesc replied:

    Joder, es que van a por mí y ésto no es una metáfora.

  4. 360º de Separación replied:

    Joder, qué acojono y sobre todo qué impotencia :-(((

    Me alegro que tú y tus discos esteis bien :-)

    Saludos,
    Manuel Soleado

  5. Cesc replied:

    Muchas gracias Manuel. Por ahora estamos bien aunque yo por lo menos un pelín acojonado (y perdonen la expresión).

    Saludos,
    Cesc.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback URI

A %d blogueros les gusta esto: