Para siempre

Oh, I´ll break them down, no mercy shown,

Heaven knows, it´s got to be this time,

Watching her, these things she said,

The times she cried,

Too frail to wake this time.


Aquella noche fui realmente feliz. Posiblemente sea la única vez en mi vida que haya sentido correr por mis venas algo parecido a lo que los demás llaman felicidad. En la radio del coche ponían aquella melodía de Left Banke que a ella tanto le gustaba y, mientras tanto, nuestros pies se acariciaban sobre la húmeda hierba. Bailábamos como si aquella fuera nuestra última noche juntos y yo sentía el latir de su corazón tan cerca que un profundo estremecimiento se apoderó de mí. Entonces supe que nada ni nadie iba a romper aquella magia jamás. Ella me amaba, de eso estoy seguro, y aunque sabía que conmigo nunca iba a ser feliz, no le importaba, porque algo le decía que, de todos modos, tampoco lo iba a ser sin mí. Por ello, a la mañana siguiente, regresamos al lugar a donde habíamos prometido no volver jamás. Ella estaba asustada pero la tranquilicé como pude. Una vez en casa cogí el rifle que tenía guardado mi padre y me prometí a mi mismo que acabaría con todos aquellos que querían frustrar nuestras esperanzas. Y ustedes saben que lo hice. ¿Qué piensan, que iba a dejar que esos cabrones la volvieran loca y borraran de su rostro su tímida sonrisa? Oh no, ellos no lograrían salirse con la suya por mucho que se obstinaran en ello. Antes preferiría pudrirme en esta ciudad miserable a ver como terminaban con sus fuerzas poco a poco hasta convertirla en un triste reflejo de lo que una vez fue. Sé que Dios me castigará por ello y lo aceptaré resignado, pero si me preguntan si me arrepiento de ello les juro solemnemente que no. Piensen en sus hijas, acaso iban a dejar que cualquier desgraciado jugara con sus esperanzas y sus sueños hasta convertirlos en mera ilusión. Si sintieran como temblaba ella aquella noche mientras dejábamos atrás los verdes campos por los que tanto habíamos jugado en nuestra niñez entenderían que no tenía otra alternativa. Soy culpable de todos los crímenes que ustedes me imputan, no lo voy a negar, y sin duda conozco cual será mi destino, pero también quiero que ustedes sepan con certeza que más tarde o temprano pagarán por haberme privado de su tímida sonrisa para siempre bajo aquel manto de acero y plomo.

New Order – Ceremony

junio 20, 2007. Uncategorized.

Dejar un comentario

Be the first to comment!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback URI

A %d blogueros les gusta esto: