Un mundo nuevo oigo yo

Buenos días Gustav. ¿Dónde te escondiste anoche, tú también sucumbiste a la llamada del deseo? No, no hace falta que me respondas, conozco muy bien la respuesta, grandullón. Ah, es verdad, aún no les he presentado a Gustav, ¡qué despistado que llego a ser! Esta criatura misteriosa y llena de nocturnidad es mi gato abisinio. Siempre acostumbra a venir por las mañanas en búsqueda de caricias y algo de comida, es un tipo listo, pero me gusta observar como se mueve sigilosamente por entre las macetas del jardín. Además, hoy es domingo y no me apetece hacer nada, así que voy a jugar un poco con Gustav. Después ya prepararé el desayuno para Sukie y para mi. Sukie comparte piso conmigo, realmente fue una suerte que quisiera venir a vivir junto a mi, aún me sorprende que tomara esa decisión. A ella también le gustan los gatos aunque lo que verdaderamente le encanta es dormir y dormir, hasta que sus caprichosos párpados deciden retirarse y esos ojos color miel regresan del mundo de los sueños. Los fines de semana trabaja de camarera en un restaurante de la parte alta y suele llegar realmente tarde. A veces la acompaña su novio y esta noche ha sido una de las que me toca pasar en el salón. Aunque, cuando llegaron, tuve que hacerme el dormido ya que estaba absorto en la lectura de los Cantos de inocencia de William Blake, menudo fastidio. Bueno, mientras me regale su sonrisa de vez en cuando y siga queriendo acompañarme en el descenso a los recuerdos pasados entresemana no me lo tomaré en serio. A veces me pregunto cómo podría vivir sin ella a mi lado, al menos un tercio de mi existencia, y es que le tengo auténtico pavor a la oscuridad, pero tampoco es cuestión que la factura de la luz se aproveche de ello. Lo que más odio es que esta mañana no podré contemplar la perfecta arquitectura de sus pestañas mientras duerme plácidamente como una niña ni podré jugar a adivinar sus sueños. Como consuelo escucharé aquel disco de Plone que tanto nos gusta a los dos. Quizás la música penetre en su subconsciente y haga que despierte de su onírico encantamiento. También puedo aprovechar para escribir algo en el blog sobre ellos. Qué canciones más bonitas compusieron Mark Cancellara, Mike Johnston y Billy Bainbridge, desde Birmingham según cuentan aunque yo siempre he creído que estos chicos no eran de este mundo. Poseídos por los espíritus de Joe Meek, Delia Derbyshire y Jean-Jacques Perrey, se encerraron en su estudio dispuestos a investigar y explorar a través de sus sintetizadores analógicos el camino que debía llevar a la melodía perfecta, hasta lograr las canciones más bellas posibles. Y puedo afirmar con autoridad, si es que tengo alguna, que estuvieron muy cerca de ello. Lástima que tan solo pudiéramos disfrutar de 15 temas ya que las cintas con las composiciones que debían formar parte de su segundo álbum fueron sustraídas por algún ser alienígena malvado que quiso privar a la humanidad de poder enorgullecerse de semejante tesoro. De todos modos, la dulce ensoñación que provocan temas como Plaything, Plock, Marbles, Bibi Plone y, sobretodo, Be Rude To Your School es imposible de olvidar. Siempre que escucho sus discos me pregunto cómo es posible que una música que parece tan simple pueda transmitir tanto pero cuando miro por mi ventana y veo las macetas con margaritas lo comprendo perfectamente.

Be Rude To Your School

Plaything

Bibi Plone (video)

Como curiosidad pueden disfrutar de este divertido video con la canción Marbles de banda sonora.

marzo 15, 2007. Uncategorized.

Dejar un comentario

Be the first to comment!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback URI

A %d blogueros les gusta esto: