A veces pienso que no fui hecho para estos tiempos

Hoy es el cumpleaños de Silvia y la invitación para su fiesta hace días que ocupa un lugar preferencial en su estancia. No es habitual que Miguel esté ansioso por asistir a un acontecimiento social como éste pero la ocasión promete y mucho. En primer lugar, Silvia le cae muy bien, es quizás la chica más simpática de su clase y además a ella le gusta que sea el único chico del instituto que aún no se le ha declarado y él lo sabe. Y es que Miguel parece que esté más interesado en contemplar las nubes que las caderas de sus compañeras. Silvia cree que él es especial, algo le dice que ese chico esconde algunas sorpresas y piensa descubrirlas. Pero lo que hace que la barriga de Miguel esté tan alterada estos días es que a la fiesta también irá Claudia, una amiga de Silvia, a la cual nuestro chico tímido adora. Desde el día que ella le comentó que si Holden Caulfield se parecía a alguien debía ser a él, Miguel siente auténtica devoción por Claudia. En clase, nadie le hace el menor caso, los empollones opinan que es un cretino y un engreído, los chicos duros que es un marica y las chicas, menos Silvia, simplemente lo ignoran. Pero a Miguel le da igual porque para él Claudia lo significa todo, bueno ella y sus discos de soul primitivo. Cuando escucha esas canciones antiguas todo cobra sentido y una fuerte sensación de seguridad se apodera de él, ya no le da miedo la soledad ni le angustia la vida moderna. Está harto del instituto y hoy para celebrar tal evento no piensa asistir a las clases, se levantará tarde, grabará su voz con el aparato multipistas versionando algún tema de doo woop hasta que parezca que se trate de un grupo vocal y después irá a almorzar a su restaurante chino favorito. Ya por la tarde, terminará de leer aquel libro de Aleister Crowley que tanto le fascina y luego tomará un baño caliente y se preparará para la gran cita. Lo que más le gusta de Claudia es que también odia a sus compañeros de instituto, los cuales le parecen unos inmaduros y la aburren sobremanera. Pero lo que no esperaba Miguel es que desde que ha llegado al piso de Silvia su amada no se desenganche del hermano de ésta. Un chico con voz poco masculina le pregunta si le apetece beber algo y Miguel piensa que un poco de alcohol en la sangre le hará bien. Parece simpático, le comenta que es amigo de Silvia y hace de modelo en una academia de pintura. Se ve que le pagan bien y tiene mucho tiempo libre, lo cual parecería interesante si no fuera porque a Miguel le aterra que le vean desnudo. Luego se les une otro chico cuya cara le es conocida aunque no recuerda muy bien de qué, les cuenta que Silvia le ha pedido que ponga algunos discos y les comenta que pinchará a unos monos árticos, unos golpes, unas patatas fritas calientes, un archiduque y unas chicas cansadas de ser sexies y demás grupos que a Miguel no le suenan de nada. Claudia parece estar pasándolo realmente bien y no para de reír, su vestido de color verde esmeralda le favorece mucho y esos pendientes colgantes de perla hacen que parezca alguna musa de Truffaut. Poco a poco van llegando todos y Claudia sigue con aquel chico que a Miguel ya le está empezando a caer realmente mal. Si no la deja a solas un solo instante en toda la noche empezará a recordar algún conjuro mágico y no se arrepentirá de ello. Parece que al final éste ha adivinado sus pensamientos y desaparece de escena durante unos instantes con lo cual Miguel se dirige a ella raudo y veloz. Claudia se sorprende al verlo y le da un beso en la mejilla, le pregunta qué pone en su chapa y Miguel le comenta que es el nombre de un grupo americano de doo woop, los Moonglows. Su pelo largo brilla como si miles de luciérnagas se hubieran cobijado en él y sus labios color sangre le dan un aire de diosa romana que Miguel no olvidará nunca, jamás la había visto así y aunque muchas chicas parecen cambiadas cuando se arreglan para una ocasión especial, Claudia sigue siendo la misma, aunque su extraña belleza se ha acentuado de un modo que Miguel no cree que esa noche pueda resistirse a expresarle sus sentimientos. Y es que el amor no se puede guardar en secreto para siempre. O al menos eso decían unos jóvenes escoceses a comienzos de los ochenta.

a) Canción que sonó en la fiesta y Jaime hubiera preferido que no lo hiciera;

b) Canción que Jaime deseaba que alguien pusiera pero que no sonó.

marzo 8, 2007. Uncategorized.

5 comentarios

  1. 360º de Separación replied:

    jejejeje buen post, Cesc. Siempre hay alguna parte de tus comentarios con los que sentirse identificado :-)

    Pena de estar en el trabajo y no poder saber qué canciones son las que sonaron (o no) en la fiesta.

    Saludos,
    Manuel Soleado

  2. Cesc replied:

    Gracias Manuel. Sobretodo no pongas la canción a en el trabajo, puede herir la sensibilidad de alguno y además tu reputación podría verse lastimada seriamente ;)

  3. Emma was an angel replied:

    si estas esos momentola idea nebulosa de nuestras cabezas hace un soundtrack para ciertos momentos. pero tambien me ha pasado que justo en la circunstancia va la cancion ideal, o canciones que de por si crean las mismas.

  4. mi-bemoll replied:

    Ostras què bo! Realment m’has tingut enganxat des de la primera fins l’última paraula. Suposo que tots ens sentim identificats en algun moment del relat. =)

  5. Cesc replied:

    Gracias otra vez por dedicar su tiempo precioso a leer estos posts cada vez más eternos… quizás tendré que aprender a escribir haikus ;)
    … y por molestarse en contestar, sobretodo teniendo en cuenta que hay que introducir la contraseña tantas veces.

    Saludos,
    Cesc.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback URI

A %d blogueros les gusta esto: