Pesares (parte II)

Tenemos que terminar el aplicativo este viernes y soy consciente de que nos queda mucho trabajo por delante, te veo un poco nerviosa, te has empezado a morder las uñas y tus piernas parecen danzar al ritmo de algún ritual primitivo. Yo parezco tranquilo pero mi interior se rinde al desasosiego, te pregunto si quieres que te ayude con tu parte y me pides si puedo enseñarte cómo se muestran unos listados. Entonces abro la pequeña ventana de color negro y escribo un código, te tengo tan cerca que oigo tu respiración, pareces algo agitada. Se muestran unas letras verdes, otra más y aceptamos, pero no sé por qué extraña conjunción aparece un símbolo que jamás había pensado que esas máquinas pudieran interpretar, creo que es un corazón. Rápidamente lo borro pero te has dado cuenta y empiezas a sonreír, creo que me he puesto algo colorado y he vuelto ha escribir algo sin sentido. En aquel instante debiera haberte besado, siento un gran pesar y creo que voy a llorar, aunque me limito a mostrarme sereno. ¿Por qué no huimos, Verónica, y no volvemos jamás? Podríamos perdernos en algún lugar montañoso al cual nadie se acercara. Conozco un sitio donde ninguna persona nos encontraría, solo se oye el viento surcar el valle y el agua de un riachuelo que se dirige hacia algún lugar como el cuerpo de una brillante serpiente. Apenas hay vida alrededor, todo se quemó hace unos veranos, y los troncos de las encinas parecen los únicos supervivientes pero ya empiezan a brotar algunas y las jaras y los brezos colorean el paisaje con distintas tonalidades verdosas. Pasan las horas y seguimos sin hablar, sé que jamás podré sentir la candidez de tus labios en mi piel ni podré acariciar tus rodillas pero tu sola presencia me permite soñar con ello. Transcurren los días y ya estamos a viernes, por fin se terminó el sinvivir. Hoy has llegado más tarde de lo habitual, no llevas nada para el almuerzo y tampoco me saludas, creo que algo va mal. Enciendes el ordenador, escribes algo, me miras con ojos llorosos pero al instante sigues con ello. Te pregunto si todo va bien y me comentas que has decidido dejar el trabajo, empiezan a caer algunas lágrimas de tus ojos, quiero abrazarte con fuerza pero te levantas y vas a hablar con aquel cretino. Al cabo de un rato vuelves, estás más calmada, te voy a echar mucho de menos y te lo digo, me das un beso en la mejilla y noto tu calor durante unos instantes. Me miras a los ojos y creo saber lo que estás pensando, apresuradamente escribes tu número de teléfono en un trozo de papel milimetrado y yo siento que voy a desfallecer.

febrero 8, 2007. Uncategorized.

4 comentarios

  1. Emma was an angel replied:

    http://www.myspace.com/michaelcashmore
    how God moved a twilight

  2. Cesc replied:

    Hola Emma,

    Me he emocionado mucho con esta canción, es tan dolorosa la voz de Antony… quizás me gusta incluso más el instrumental “Dream England”.

    Si quieres sentir como se detiene el tiempo a tu alrededor:

    Lahma
    http://www.myspace.com/marceltuerkowsky

    Saludos,
    Cesc.

  3. Meriette replied:

    Quizás no se puede ser más cursi pero DESDE LUEGO no se puede tener mejor gusto.
    Eso sí, recuerda esa canción que los fresones versionaron: “Llama” ;)
    Pues eso.
    Ah! Por cierto, alguien me dijo que ya podías escuchar algún que otro trino tenebroso :D

  4. Cesc replied:

    Querida Meriette,

    Lo cierto es que estos días debido a las inclemencias del tiempo tengo el gusto un poco atrofiado y el resto de mis sentidos anda también un pelín alterado. Confío en que lo comprenda y siga leyendo el blog con tanta pasión.

    Respecto a ser c***i, ocurre que al nacer alguien, supongo que alguna hada malvada, me lanzó un hechizo según el cual iba a padecer mal de amores toda mi vida aunque luego una hada buena logró que al menos puediera contarlo. Supongo que en el fondo el tono general se debe a ello.

    Música tenebrosa difícilmente aparecerá por estas páginas, si quieren oír a Will Oldham les puedo asegurar que se han equivocado de blog. Eso sí, si les apetece escuchar pop retorcido, como dice mi buen amigo Erasmo de Monterrey, entonces solo deben tener un poco de paciencia.

    Besos y lo que desee,

    Cesc Ráfagas
    Club de La Nueva Eloísa
    Calle Petrarca 29
    08031 Barcelona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback URI

A %d blogueros les gusta esto: