Pesares (parte I)

Cuando era un niño recuerdo haber leído un libro en el que el protagonista quedaba hechizado por una niña pelirroja que era bastante alocada y rebelde y el pobre no hacía más que meterse en líos sólo por complacerla. Qué curioso que hayas aparecido tú ahora, con ese suave pelo color zanahoria, cuando pensaba que jamás me enamoraría de un chica que se pareciera a la de aquel cuento. Me das los buenos días pero yo ya hace rato que estoy sumido en extraños pensamientos llenos de ternura y melancolía, te he visto bajar las escaleras. Me preguntas alguna cosa pero no te oigo, me miras y debes pensar que soy un tipo peculiar. No puedo dejar de imaginar mi mano acariciando la tuya, es probable que encajen con precisión una con la otra, al menos me gusta pensar que sea así. Enciendes el ordenador y entonces te pregunto qué tal te fue el examen de alemán del otro día, me respondes que bastante bien, gracias. Mirando tu cara me doy cuenta de la simpática distribución de tus pecas y quedo hechizado por esos bellos rizos que parecen desafiar el poder de la gravedad como extrañas esculturas etéreas. Nos queda por delante otro día de aburrida rutina, encerrados entre las paredes frías de aquel edificio, sin poder contemplar el juego de luces y sombras que nos hace recordar que el universo está siempre en movimiento y que nunca va a detenerse. No podremos contemplar a los pájaros haciendo juguetonas piruetas ni veremos el deambular de personas de un sitio a otro. Pero a mi me da igual, la realidad no me interesa mucho, te tengo a mi lado y eso vale por todos los pedazos de cotidianidad ajena.


enero 17, 2007. Uncategorized.

4 comentarios

  1. Oriol replied:

    Tot i que tendim a la melancolia (em sembla) passa del pensament a la paraula i tira endavant! Millor intentar-ho que lamentar no haver-ho fet.

    Salut.

  2. Cesc replied:

    Hola Oriol!
    T´hauré de contractar com a psicòleg de capçalera ;) Tens tota la raó, ja ho deien els Orange Juice: “You Can´t Hide Your Love Forever”. De totes maneres, el text del post el vaig escriure fa bastant de temps… la Verònica era una noia excepcional i l´altre dia em vaig enrecordar d´ella i per això he recuperat aquell tros (de fet, hi ha la segona part però crec que serà millor deixar-ho tal com està, sense final).

    Salut!

  3. mi-bemoll replied:

    Ho descrius tot amb molta naturalitat, molt de tu a tu. M’agrada. M’agrada que ho combinis sempre amb pop.

    No tens l’esperança que un dia se passegi per aquí hi ho llegeixi? =)

    PD: Si tens segona part, posa-la. Hi ha qui està interessat en el desenllaç!

  4. Cesc replied:

    Ets molt amable, gràcies. Celebro que t´agradi el blog i que el gaudeixis.

    M´ho he rumiat i potser sí que inclouré la continuació a aquest post, encara que l´Oriol pensarà que no tinc remei ;)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback URI

A %d blogueros les gusta esto: