Allá lejos y tiempo atrás

Es mayo de 1982. Londres. Unos chicos australianos llegan a la gran urbe con las ganas de quien desea comerse el mundo, conscientes de su talento y con los deberes hechos. No es la primera vez que lo intentan, dos años antes lo habían probado y el resultado fue la publicación de un single en una pequeña compañía escocesa. Pobre cosecha para ellos a pesar de que la discográfica que les ha editado el disco es ni más ni menos que Postcard Records, de todos modos han mejorado a base de ir tocando aquí y allá y han hecho algunos contactos. Grant McLennan, Robert Forster y Lindy Morrison forman The Go-Betweens y ese año van a grabar los temas que formarán el álbum Before Hollywood en la todopoderosa Rough Trade Records. Con los bolsillos casi vacíos y sin conocer a nadie se las apañan para sobrevivir en el frío Londres dando forma a canciones como Cattle and Cane, clásico entre los clásicos de los 80 y uno de los motivos que hacen que considere la música pop como otra forma de poesía. No en vano es la misma saudade que han sentido tantos otros rapsodas la que utiliza Grant McLennan para imprimir ese aura casi mágico a la canción. La infancia en Australia, el recuerdo del padre, la casa de madera, los cañaverales, las vacas con sus terneros y el ferrocarril pueblan la letra con una ternura que llega a doler, mientras la increíble línea de bajo transmite la rabia de saber que esos tiempos no van a volver jamás. Y yo no puedo dejar de pensar en el libro de W H Hudson Allá lejos y tiempo atrás o en aquellos largos veranos en casa de mis abuelos, rodeado de viñedos y chopos, resguardándome del sol abrasador bajo la sombra del viejo nogal mientras los insectos parecían ser los amos y señores de esa tierra y yo ansiaba que algún niño se pasara por allí y me pidiera que fuera a jugar con él. Al igual que Leo, el protagonista de la película The Go-Between dirigida por Joseph Losey, de la cual tomaron ellos el nombre, yo también sentía un amor platónico por una chica mayor que yo, en concreto una prima de pelo color azabache y una mirada serena que lograba transportarme al reino de los cielos. Su biblioteca era para mi un templo sagrado y ella la gran diosa del Olimpo, yo insistía en que me mostrara aquellos libros que ella tan secretamente guardaba y sus palabras sonaban a mis oídos como la más dulce melodía. Pero esto no importa, lo que cuenta de verdad es que The Go-Betweens siguieron grabando más discos a lo largo de la década hasta cimentar una carrera cuyo culto hizo que años más tarde regresaran con más fuerza que nunca y cuyo impulso se ha visto truncado por la repentina muerte de Grant McLennan el 6 de mayo de este año. A veces me he preguntado que sintieron los que amaban la poesía de Keats cuando este murió, ahora ya lo sé.

diciembre 17, 2006. Uncategorized.

8 comentarios

  1. Anonymous replied:

    es curioso que The Go Betweens son (eran) el grupo favorito de varios de mis mejores amigos y nunca he conseguido que me lleguen a enganchar y eso que he probado con varios de sus supuestos mejores discos

  2. 360º de Separación replied:

    Mira Juan, eso te lo arreglo yo muy rápidamente. A mí siempre me gustaron los Gobis, tanto que durante año y medio llevé metido en el radio-casete del coche una cinta que tenía grabado su doble-Lp con “grandes exitos” y rarezas entre 1979 y 1990. Teniendo en cuenta que suelo hacer unos 35.000 kms. al año imagínate la de veces que sonó el disco. Bien, pues hoy todavía me lo pongo en casa de vez en cuando, ni así conseguí hartarme de escuchar esas maravillosas canciones. Te recomiendo que te descargues ese recopilatorio y lo lleves en el coche, al final te atrapará sin remedio, te lo garantizo.

    Cesc, el comentario va directo a la linea de flotación emocional de los seguidores de los Gobis, y esa foto de un joven Grant no ayuda mucho, has conseguido ponerme triste recordando de nuevo ese puto día de Mayo :-(

    Grande Grant!

    Saludos,
    Manuel Soleado

  3. 360º de Separación replied:

    Por cierto, Cesc….

    Siendo catalán supongo que tendrías la oportunidad de ver hace tres o cuatro años a los Gobis en el primavera sound, ¿no?. Por difícil que parecezca, aún tratándose de un concierto ubicado en medio de un festival, ha quedado en mi memoria como uno de los conciertos más emocionantes de mi vida. Dios, hubiera deseado que el concierto no acabase nunca, ¡¡¡qué pareja y qué clase!!! :-)

    Saludos,
    Manuel Soleado

  4. Cesc replied:

    Hola Manuel, ¿tu también estabas allí?
    Yo sentí exactamente lo mismo, además fue el último concierto de los Go-Betweens para mi… volvieron en otra ocasión pero me los perdí :( Aquello estaba llenísimo, la mayoría seguro que no los conocían de nada pero al final todo el mundo acabó saltando y bailando… me acuerdo que Robert Forster estaba pletórico, no se lo podía creer, Grant McLennan siempre en un segundo plano, también debía estar alucinando.

    Juan, lo que ocurre con ellos es que no siempre se lo ponían fácil al oyente, cuando querían podían ser realmente esquivos musicalmente, aunque seguro que si consigues el recopilatorio que te ha comentado Manuel no los vas a poder olvidar jamás.

  5. 360º de Separación replied:

    Pues sí, allí estaba, sin perder detalle del concierto y absolutamente emocionado.

    No lo has podido clavar más, Robert estaba como pocas veces le he visto, se fue soltando poco a poco y al final hubo detalles tremendos de dandy que “desafía” al público, realmente disfrutaron ellos casi más que nosotros. Y Grant, el bueno de Grant en segundo plano, como siempre, tan bonachon como siempre me pareció. La verdad es que nunca he sido de Grant o Robert, para mí eran seres indisociables, me resulta raro pensar en ellos por separado, aunque acojeré el nuevo disco de Robert Forster con más cariño que nunca…….es lo único que nos queda :-(

    Yo de aquel concierto, obviando la actitud de los Gobis, que fue increible, me quedo con la excitación que sentí cuando se retiraron y la gente empezó a pedir el bis saltando y pateando sobre el suelo de madera de la carpa. Joder, no recuerdo haber saltado con tanta fuerza jamás, como si la vida me fuera en ello, necesitaba más canciones :-)

    Por desgracia, en la siguiente gira de los Gobis también me los perdí, no encontré a ningún fan que se montara conmigo en el coche e hiciera los 200 kms. que hay hasta Valencia…..todavía me lamento por no haber ido solo.

    Saludos,
    Manuel Soleado

  6. Oriol replied:

    Hola Cesc, ha arribat el post dels Go!
    També els he descobert per uns grans exits fa poc i per moltes escoltes que faci no cansen. Que tal està el “16 lovers lane”? Com va anar per les Basses?
    Escrius molt bé!
    Ciao.

  7. Cesc replied:

    Gràcies Oriol. Me n´alegro que estiguis enganxat als Gobis, el disc que comentes és potser el seu disc més pop, una meravella certament… és difícil trobar discos amb tantes bones melodies com aquest.

    Bé, a les Basses no hi va haver sorpreses… Tracy-Anne i companyia no van defraudar y van estar molt simpàtics i afables. Em sembla que tornaran d´aquí poc… no te´ls pots perdre llavors ;)

  8. So Young replied:

    Pues a mí al revés, siempre me tuvieron enganchados y siempre me tendrán, aunque nunca más haya canciones nuevas…
    Yo también estuve allí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback URI

A %d blogueros les gusta esto: